Registro

Búsqueda rápida

Estadísticas


Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Lunes, 2024-06-17, 8:44 AM
Bienvenido/a Inocente
Inicio | Registrarse | Log In | RSS

Publicador

Inicio » Artículos » Blood

Blood-Análisis

Reseña de Blood


"Blood es el videojuego 3D en primera persona más gore, sangriento y terrorífico que se haya hecho jamás. Explora un mundo oscuro poblado de cientos de enemigos sedientos de sangre. Librarás una batalla de pesadilla contra los esbirros de un antiguo dios olvidado, que está dispuesto a barrer a la humanidad de la faz de la Tierra. Blood y su elenco profano de anfitriones, como los cultistas, gárgolas, zombis, perros del infierno entre otros terrores, te sumergirá en un mundo de horror como nunca antes habías experimentado".

Blood is the goriest, bloodiest, most horrific 3D first-person action game ever made. Visit a dark world populated by hundreds of bloodthirsty enemies. You'll engage in a nightmarish battle against the minions of an ancient, forgotten god bent on wiping humanity from the face of the earth. With cultists, gargoyles, zombies, hellhounds, and an unholy host of other terrors, Blood immerses you in a world of horror unlike any you've experienced before.

Web oficial de Monolith

Blood es un videojuego FPS para PC que fue desarrollado por Monolith Productions, distribuido por GT Interactive Software en Estados Unidos (compañía que cambiaría su nombre por Infogrames para luego pasar a manos de Atari) y por Eidos Interactive en Europa, y publicado el 31 de mayo de 1997.
El juego logró hacerse un hueco gracias a la publicación del primer episodio en formato shareware. Después, Monolith lanzaría el juego entero y, naturalmente, acabaron por ganarse el corazón de los jugones gracias al humor, el ambiente y las innumerables referencias y tributos a la cultura pop del momento.
Hay una frase que dice 'lo bueno si vale dos veces bueno’. Blood no es la excepción. Monolith, aprovechando el tirón del momento, sacó dos expansiones: Cryptic Passage y Plasma Pak.

   

Las ovejas blancas

El público quedó satisfecho y, posteriormente, el 31 de octubre de 1998 salió la segunda entrega titulada Blood II: The Chosen y, además, con su respectiva expansión: The Nightmare Levels.

 

Y aquí las ovejas negras

Hoy en día ambos juegos gozan de un número respetable de seguidores que siguen manteniendo viva la saga o, al menos, eso me gusta creer. A decir verdad, el que se ha llevado todos los mimos, cariño, alabanzas y elogios es Blood sin duda alguna. La pobre secuela está en un rincón, agachada y llorando una desgracia que no había pedido, pero esa es otra historia.

Índice de contenidos

1. Ficha comercial.
2. Ficha técnica.
3. Historia.
4. El motor.
5. Estética.
6. Campaña de un solo jugador.
6.1. The Way Of All Flesh.
6.2. Even Death May Die.
6.3. Farewell To Arms.
6.4. Dead Reckoning.
7. Jugabilidad.
8. Juego en red.
9. Recepción.
10 Notas.
11 Fuentes empleadas.

1. Ficha comercial

Desarrollador: Monolith Productions
Distribuidora: GT Interactive (NA), Eidos Interactive (EU)
Director del proyecto: Nick Newhard
Motor gráfico: Build
Versión: 1.21
Fechas de lanzamiento:
-Blood shareware: 7-3-1997
-Blood en América del Norte: 31-05-1997
-Blood en Europa: 30-6-1997
-Blood: The official strategy guide (Mel Odom and Ted Chapman): 6-11-1997
-Level Pack 6: Additions for Blood: 1997
-Red hot (expansión no oficial): 1997
-Blood: Unlock the secrets: 1997
-Blood en Japón: 10-02-1998
-One Unit Whole Blood (OUWB): 15-07-1998
-GOG: 22-4-2010
-Steam: 14-7-2010
-Atari: 2010
-Blood: Fresh Supply: 9-5-2019
Género: Disparos en Primera Persona (First Person Shooter)
Modos de juego: Un solo jugador, multijugador
Plataforma: MS-DOS
UPC/A7: 42725 12263 5
ISBN-10: 1-56893-364-9
Media: CD-ROM

2. Ficha técnica

CPU mínima: Pentium.
SO mínimo: DOS 4.0 a 6.22 (o compatible).
RAM mínima: 16 MB.
Velocidad de CD-ROM mínima: 2X.
Resoluciones de vídeo disponibles: VGA y SVGA (VESA 1.2 y 2.0).
Compatibilidad con tarjetas de sonido: Adlib, General MIDI, Gravis Ultrasound / ACE, Pro Audio Spectrum / Plus, Sound Blaster, Sound Blaster AWE32.
Compatibilidad con periféricos: Joystick (analógico), teclado, ratón.
Opciones multijugador: IPX, Modem, Null-modem cable.
Número de jugadores sin red: 1 (2 con conexión serial).
Número de jugadores en red: 8.

3. Historia

Ojo, ojímetro. Se viene un destripe, o sea, alerones feos. Spoilers, que hay que decirlo en inglés o nadie se entera con la lengua cervantina. Avisado quedas.
Todo en la vida tiene un comienzo, pero a veces son algo largos de contar. Voy a hacer un resumen, aunque si no te gusta lee la historia cuando te apetezca.
Encarnamos a Caleb, un hombre nacido en Tejas occidental que forjó su fama de pistolero sin piedad a los 18 años. Sin embargo, el destino le conduciría a una bella mujer llamada Ophelia Price. Un día Caleb la vio arrodillada frente a las ruinas socarradas de una granja. Aquel momento de fragilidad empujó a Caleb a consolarla, porque ser sanguinario y caballeroso a la vez no está reñido.
El pistolero descubre una realidad que hasta entonces le era desconocida. Ophelia le habló de la Cábala, una poderosa secta que anhelaba consumir todo lo bueno que había en el mundo. El tejano, seducido por algo más que la historia, decide ingresar en el sarao para seguir junto a Ophelia los designios del dios Tchernobog, también conocido como El Dios Soñado, Aquél que Ata y El Devorador de Almas. Tienes donde elegir por si te aburres con un nombre.
Las cosas marchan tan bien a la parejita (en realidad no hay confirmación inicial pero a ver, es que es de cajón de madera de pino) que suben de escalafón hasta llegar al rango más alto: Elegido.
Pero no todo puede ir sobre ruedas, en especial cuando no eres el líder de la secta. Caleb, Ophelia, Ismael (apodado JoJo) y Gabriel fueron convocados en el Pasillo de Epifanía. Durante la reunión sucede un pequeño imprevisto.

Esa cara de Caleb lo dice todo: “oiga, Ophelia no me dijo nada de esto”

Tchernobog les dice que han fracasado, que al carajo con ellos. Despido fulminante. Y la decisión de un jefe es correcta e inequívoca sin importar lo mucho que los Elegidos quieran dialogar, en especial cuando tiene a sus lugartenientes dispuestos a hacer su voluntad. Shial envuelve a Gabriel en un enorme capullo, Cerberus y un par de perros del infierno convierten a Ishmael en hollín, y Cheogh, la gárgola de piedra, secuestra a la pobre Ophelia. Caleb intenta rescatarla, pero fracasa. Al final Tchernobog despacha al pistolero y lo manda a criar malvas; el pobre termina por yacer en la Tierra por toda la eternidad.
Aquí podría decir ‘y colorín colorado este cuento se ha acabado’ y a otra cosa, aunque quedaría muy anticlimático y tampoco tendríamos juego. En realidad, Caleb resucita por medios desconocidos. En su cabeza sólo hay una pregunta: ay, Tchernobog, Tchernobog, ¿por qué me has abandonado? Como no halla respuesta revienta la tapa de la tumba en la que había sido enterrado y decide hacer lo más lógico del mundo: vengarse de Tchernobog, masacrar a quien ose ponerse en medio y, ya que está puesto, intentar rescatar a Ophelia.
Que esto sirva como aperitivo, porque habrás de jugar si quieres saber más y, por supuesto, tendrás que ver las maravillosas cinemáticas, las cuales salen al final de cada episodio o cuando toque. Son un poco cutrecillas y simplonas, pero cumplen su cometido.

4. El motor

Blood es lo que es gracias al motor gráfico Build, creado por Kenneth Silverman que, a su vez, dio vida a otro puñado de videojuegos. A este respecto hay varias categorías a destacar:
· Los 3 grandes: Blood, Shadow Warrior y Duke Nukem 3D.
· Los 4 grandes: a los anteriores añade Redneck Rampage.
· Los 5 grandes: pon Ion Fury en la lista.

    

Una descripción gráfica de lo que significa Gloria

Los cainitas odian decir los cuatro o cinco grandes, pero no es mi culpa que sean unos paquetes redomados o unos rancios conservadores.
Con tanto juego Build ya te imaginarás que Blood difiere un poco de sus hermanos. Así pues, nuestro amado videojuego trae cosas chachis como los sectores sobre sectores, que permite renderizar habitaciones superpuestas para dar la impresión de que estamos en un entorno tridimensional. Dadas las limitaciones de la época, y que hablamos de Build y su incomprensible magia profana, el efecto no funciona fluido.
El juego construye parte de su entorno con sprites. Vale, esto no es tecnología punta, pero permite entornos complejos y más poblados de enemigos. Imagínate a más de un centenar de enemigos tridimensionales interactuando con este motor: los pobres Pentium de la época suplicarían clemencia. Los programadores, también.
Una maravilla apenas mencionada es el XSystem, un complejo sistema que extiende el clásico Hi-Tag y Lo-Tag y sus tres objetos: sector, pared y sprite. Esto permite flexibilidad con los efectos especiales tales como la iluminación o efectos de sectores. Además, el menú de apariencia sencilla permitía tener bastante información en pantalla, algo de agradecer.

XMapedit, un puerto del viejo Mapedit para sistemas operativos modernos

Para bien o para mal no están los archivos CON tan característicos de Duke Nukem 3D. En su lugar hay archivos RFF que contienen parte de la información del juego, como mapas o pistas MIDI.
¿Y qué hay de la inteligencia artificial? Bueno… aunque mi corazoncito de aficionado no quiere mencionarlo, la verdad es hay la justa para que los enemigos no se meen encima. Y aún colocándolos en grupos no basta para maquillar las deficiencias: pierden el rastro rápido si no te tienen en frente, si son voladores se quedan revoloteando y les cuesta atacar, hasta los que van a patita tienen problemas al descender diferencias de altura. Eso sí, los puñeteros son certeros hasta tal punto que pondrán a prueba tu paciencia, en especial los cultistas. Y ante su abrumadora mala leche puedes desahogarte con los disparos alternativos de tus armas: descarga ambos cañones de tu escopeta, barre amplias zonas con la ametralladora o haz un ataque sobrenatural con la muñeca vudú para despachar a enemigos fuertes.
Blood tiene reconocimiento de superficies, esto es, saltas sobre madera y suena a madera, golpeas una superficie de piedra y suena a piedra. Cosas que a día de hoy se dan por sentado, aunque no del todo a finales de la última década del siglo XX.
Antes de acabar con este apartado quiero hacer una mención especial a la música y los sonidos. Las pistas disponibles en formato OGG viene con el CD original del juego y se escucha sin problemas durante las partidas, aunque las copias digitales la traen consigo. Péstìs Cruento es la canción más conocida y, a mi entender, mejor valorada, cuyas letras se cantan a capella en Dormus Durbentia (el idioma de la Cábala). Infuscomus también ha recibido su cariño en forma de versiones metal. Hay 8 pistas, muy pocas si las comparo con las canciones en formato MIDI: 13 en total. Algunas tonadillas MIDI están mejor logradas que las de formato OGG; dentro de su sencillez son más siniestras, lúgubres y atmosféricas, además de ambientar perfectamente cada escenario para que el jugador se sumerja en la atmósfera. La gran pega es que no hay mucha variedad; en ocasiones he sentido que se me han repetido más que el ajo.
Los sonidos de Blood son decentes. Hay bastante variedad, desde viento ululante, grillos metiendo ruido, fuego, cánticos abominables hasta los que dan vida a los enemigos. Las armas suenan fetén: potentes, agresivas. Los enemigos suenan amenazantes y fantasmagóricos. En suma dan vida al juego e insufla vida a la maquinaria, las puertas o a cualquier cosa que haga ruido.
Las grandes pegas que veo son dos: la calidad de los sonidos es baja y que en su mayoría fueron cogidas de los bancos de sonido más conocidos y requete usados por cualquiera: Sound Ideas y The Hollywood Edge.

5. Estética

Toca hablar del arte, porque no toda la gloria se la van a llevar los programadores. El juego incluye modelos 3D para armas, objetos y munición. En realidad, más que modelos 3D son vóxeles, es decir, modelos tridimensionales hechos de cubitos chiquititos. Además, Blood fue el primer videojuego Build en integrar esta tecnología. Las armas, objetos en general y suministros varios se ven muy atractivos.
El punto fuerte de Blood es, sin ningún género de duda, la rica casquería. Blood es, precisamente, eso: sangre. Los enemigos estallan en un festín de vísceras cuando lanzas explosivos, puedes decapitar a los zombis y jugar al fútbol con sus cabezas, puedes incinerar a bastantes enemigos y también hacerles magia negra. Además, hay cadáveres colgados de cadenas, desmembramientos, tripas y todo eso que le gusta a los amantes de la chicha y el kétchup barato.

El carnicero Caleb nos muestra una selecta variedad de carnes y embutidos

En términos generales y dado el panorama tecnológico de 1997, con Quake, Turok, Resident Evil, Goldeneye y otras maravillas, el motor funciona bastante bien y ofrece lo que se espera. No obstante, nunca fue suficiente. Ahora, mi amigo, no importa demasiado las gráficas, pero en aquel entonces era la vara de medir para ver quién la tenía más grande. ¿Que tu juego favorito tiene gráficos del año la polca? Pues es un chusco. Según las críticas del momento, Build comenzaba a lucir un poco desfasado. A pesar de todo, los artistas lograron crear texturas con personalidad propia si bien algunas de ellas están recicladas de Duke Nukem 3D, como el sprite de fuego, el interruptor de luz, o la grifería. A todo esto le sumo ese intento magistral de suavizar los bordes dentados de los modelos de sprites (‘suspira’: antialiasing), ya sean armas, enemigos, o cualquier otro sprite.

6. Campaña de un solo jugador

Qué sería de este juego sin sus cementerios, sin su carnaval, sin sus numerosos huevos de pascua, sin sus templos, sin sus zonas civiles o esas casas de inconfundible estilo victoriano y eduardiano donde moran los miembros de la Cábala.
Blood ofrece treinta y cuatro niveles de temática variada organizados en cuatro episodios. Pero no es la cantidad lo que garantiza la calidad. Durante tu aventura encontrarás retos y adversidades que pondrán a prueba tu pericia: trampas de diversa índole, barriles explosivos, balsas de lava, precipicios peligrosos y puzzles de interruptores. Además, si eres un jugador observador verás recompensada tu curiosidad y afán por la exploración. Blood oculta áreas secretas con muchos objetos de gran valor que te darán ese ‘¡fuaa!’ extra para anular al enemigo con mayor facilidad. Es más, si tienes mucha, mucha suerte encontrarás super secretos: áreas bien escondidas sólo al alcance de los mejores.
Dicho todo esto, queda resolver una pregunta crucial: ¿qué hay que hacer en el juego? Pues muy simple: mata todo lo que te encuentres (o dales el esquinazo, pero tú no eres un cobarde de la pradera, ¿a que no?), activa palancas, recoge llaves y acaba el nivel, ya sea pulsando el sello de Tchernobog, matando a uno de los lugartenientes del Dios Soñado o entrando a una área final como sucede en el E3M6.
Voy, pues, a comentar a grandes rasgos lo que te encontrarás en cada episodio. Se viene destripe.

6.1. The Way of all Flesh

Caleb sale de su tumba. Tras liquidar a unos cuantos infelices descubre que se encuentra en el cementerio de la casa funeraria Morningside (E1M1). Pronto se dará cuenta de que la Cábala está haciendo de las suyas, pero cuenta con la ventaja de que nadie sabe que está vivo. Su objetivo está claro: encontrar a Cheogh y rescatar a Ophelia.
Nuestro pistolero sabe que está bastante lejos de la morada de la gárgola de piedra. El método más rápido para acortar distancia es tomar un tren. Por suerte, Caleb descubre que la Cábala usa unas vías de tren cerca del cementerio para transportar cadáveres (E1M2). Aprovechará este siniestro oficio para coger un tren. Por suerte llega el Expreso Fantasma al andén de la estación Miskatonic (E1M3). Una vez montado, Caleb se da cuenta de que el tren va a Greentown, una ciudad que le dejará muy lejos de su destino, por lo que corre a la sala de máquinas para descarrilar el tren.
Bicho malo nunca muere. El pistolero sobrevive al accidente. Emerge de los restos de la locomotora y descubre que se encuentra en un carnaval regentado por la Cábala (E1M4). Tras explorar descubre un puente destruido que conduce a la casa de los horrores (E1M8), pero una galería subacuática le lleva a una catedral profanada de la cual salen cánticos cabalísticos (E1M5). Después de hacer morder el polvo a decenas de infelices, Caleb encuentra una galería que le conduce a un templo repleto de trampas y enemigos (E1M6). Al final, encuentra un teletransporte que le conduce a una plaza redonda. Tras aniquilar a todos los enemigos, descubre una forma de acceder al templo de Cheogh (E1M7). Para su desgracia, Caleb encuentra a Ophelia crucificada en un bloque de piedra. Tras un grito angustiante, el templo retumba y sale Cheogh a presentar batalla. Sin embargo, Caleb demuestra su superioridad y lo mata. Coje el cadáver de Ophelia y hace una pira funeraria. Después, se acerca al cadáver de Cheogh, apunta con la escopeta y le vuela la tapa de los sesos.

“Hay que dispararles en la cabeza. Es la única manera” sentencia el espontáneo

6.2. Even Death May Die

La gárgola de piedra ya es historia. La siguiente en la lista es Shial, la araña gigante que se resguarda en el ártico.
Caleb toma un bote de madera para navegar por las aguas heladas repletas de témpanos de hielo. Durante la travesía encuentra un enorme navío de madera congelado en el hielo: el HMS Victor (E2M1). Tal y como el pistolero esperaba, está lleno de agentes de la Cábala. Intenta poner en marcha la embarcación, pero le resulta imposible. Sin embargo, logra abrir una galería helada que le conduce a un aserradero (E2M2). Por lo visto, la Cábala lo usa como centro de despiece de cuerpos humanos. Caleb despeja el lugar y accede a una casa de campo usada como retiro (E2M3). Los malvados no merecen descanso y nuestro pistolero acaba con todos. Junto a esta casa encuentra un gran hotel lleno de enemigos (E2M4), el cual oculta un gran secreto: un portal que conduce a un peligroso sistema montañoso (E2M9). Tras cruzar una galería abandonada, Caleb llega a una mansión encantada (E2M5). No encuentra nada de su interés, pero sí logra abrirse camino hasta una instalación minera (E2M6).
Caleb tiene la sensación de estar cada vez más cerca de su objetivo y ni el frío ni el cultista más sediento de sangre podrá detenerle. Consigue acceder a las galerías de la mina (E2M7) en cuyo interior descubre la entrada a la guarida de Shial (E2M8). ¡Hora de la venganza! Caleb destruye a todas las crías y aniquila a la mismísima Shial, que la remata con un buen zapatazo. Junto al cadáver del abominable monstruo hay un enorme capullo. Caleb no está sorprendido por el final del elegido, pero al menos pudo vengarle. Sin embargo, sabe que su tarea está lejos de acabar. Necesita más poder para enfrentarse a Tchernobog, de modo que rompe el capullo, abre el pecho de Gabriel y extrae su corazón para beber su sangre.

"Pon tu alma y corazón" no era una frase literal

6.3. Farewell to arms

Los oficios del pistolero tejano han sido variopintos: exterminador de sectas, asesino de gárgolas con poderes sobrenaturales y control de plagas. ¿Qué será lo siguiente? Lógicamente, y como usted, lector perspicaz, ha deducido, toca domador de bestias.
El tejano se ajusta bien las botas y se prepara para tachar de la lista al tercer lugarteniente de Tchernobog: Cerberus, el monstruo responsable de la cremación de Ishmael.
Nuestro pistolero viaja a una ciudad de Francia (E3M1). Apenas hay ciudadanos, aunque hay muchos sirvientes de la Cábala rondando por los alrededores. El silencio de las calles es roto en ocasiones por ataques aéreos. Caleb logra avanzar hacia un distrito que sufre un ataque aéreo masivo por sorpresa (E3M2). Intenta ponerse a cubierto por los edificios y procura encontrar un sitio para ponerse a salvo. Después de pasar por una carnicería, un pub y un banco, Caleb encuentra la entrada a las cloacas (E3M3), el mejor sitio para atravesar la ciudad sin arriesgarse a salir volando por los aires… o el mejor para que le entierre un derrumbe, según se mire. Para desgracia de los sirvientes de Tchernobog, Caleb les borra del mapa sin piedad. Sale por una tapa de alcantarillado y se encuentra frente a un hospital dirigido por fuerzas cabalísticas (E3M4). En él hay sendas entradas para las catacumbas (E3M8) y una especie de forja (E3M5). Atraviesa piscinas de lava, maquinaria que amenaza con dejarlo planchado entre otras amenazas dignas de Mario. Al final, nuestro antihéroe encuentra el acceso a una presa (E3M6). Caleb revienta la instalación y la consiguiente inundación le permite llegar a la guarida de Cerberus (E3M7). Para enfrentar al monstruo, Caleb rompe una serie de sellos. Una sección de rocas se derrumba y revela al mítico guardián de las puertas del Infierno. Como era de esperarse, la bestia acaba cayendo ante Caleb, que aprovecha para llenar su estómago de bombas por control remoto. Tras detonar las cargas el cadáver explota y baña al pistolero de sangre y visceras.

Explota, explótame, expló. Explota, explota mi corazón

6.4. Dead Reckoning

Caleb ha vengado a todos los Elegidos y, a su vez, asestado varios golpes críticos a la organización de la Cábala. Con todo el poder que ha reunido y la secta resquebrajándose a pasos agigantados, parte rumbo al Pasillo de Epifanía, donde el Dios Oscuro aguarda.
Vete a saber tú por qué Caleb empieza en un laboratorio siniestro (E4M1). La respuesta es ‘porque mola’, pero si me centro en la propia historia no tiene sentido. En fin, el pistolero limpia este terrorífico pero molón escenario para encontrar una instalación de cría de bestias subacuáticas (E4M2). Por lo visto es aquí donde la Cábala cría y suelta a la naturaleza a las bestias marinas y a esas malditas pirañas. Bucea por unas tuberías y sale por un silo de agua, el cual pertenece a un osario (E4M3) que sirve para desechar a las criaturas muertas. Caleb accede a un paso rocoso que conduce a un campamento en el bosque (E4M4). Las cabañas albergan numerosas amenazas, pero Caleb sale airoso de cada enfrentamiento. El tejano llega a una letrina y se encuentra en un callejón sin salida… o no. Se mete por él como si fuese Mario, bucea por las apestosas cañerías y encuentra una caverna que le conduce a una zona llena de fuego y azufre (E4M5) y a un centro comercial capturado por la Cabala (E4M9). Caleb atraviesa los acantilados de lava y accede a un templo que se erige hacia los cielos (E4M6). Naturalmente, este templo está protegido por las fuerzas más tochas de la Cábala, aunque al final no logran oponer gran resistencia. La salida lleva a una área desconocida hecha de carne (E4M7). El pistolero se sumerge en el estómago y bucea por los intestinos para llegar al corazón, donde yace la entrada al Pasillo de Epifanía.
Por fin ha llegado el momento más esperado. Caleb, frente a la escalera del templo (E4M8), escucha la voz de Tchernobog. Su anterior amo le reveló su plan: quería un sacrificio de gran poder que le permitiera abrir las puertas entre dimensiones y heredar la Tierra. Y Caleb sería dicho sacrificio. El Dios Oscuro sabía que regresaría, clamando venganza.
Caleb entra al templo y destruye las reencarnaciones de Cheogh, Shial y Cerberus. Activa el pilar central y Tchernobog sale a reclamar su sacrificio. Para su desgracia, acaba muriendo a manos del Elegido que expulsó. Este plan no se le ocurre ni al que asó la manteca.
Caleb, satisfecho, contempla cómo el cuerpo del Devorador de Almas se desvanece. Un señor harapiento le agradece la gesta heróica de Caleb, pero este hace oídos sordos y dispara una ráfaga de balas con su ametralladora. Acto seguido usa el Life Leech como bastón y abandona el Pasillo de Epifanía.

Que no, que no donó a tu ONG

7. Jugabilidad

Teniendo en cuenta el resumen de la campaña base del juego creo que tienes las expectativas altas. De ser así haces bien porque vas a disfrutar cada momento.
Los enemigos son duros de pelar; siempre vuelven a por más y hacen todo lo que pueden para hacerte el mayor daño posible. Además, el elenco es amplio y variado: murciélagos, arañas, manos que intentarán asfixiarte, monstruos de pesadilla y encapuchados sectarios armados con TNT, escopetas y ametralladoras dispuestos a derramar tu preciosa sangre.
Cada uno de los enemigos cumple su función. Sin comerlo ni beberlo te puedes enzarzar en peleas multitudinarias o ser emboscado. Tener que lidiar con cultistas que te lanzan TNT mientras te atacan gárgolas o perros del infierno no tiene precio.
Los cultos acabarán por convertirse en el enemigo más molesto de todo el juego, sobre todo los fanáticos. Disparar a estos colegas con toga mientras están agachados supone un problema, puesto que tú también tendrás que agacharte para matarlo con efectividad. Ese es un punto negativo que hace que la dificultad sea mayor de la que es, no obstante tener enemigos mitológicos o de fantasía, como Cerberus o la gárgola de piedra, hace que Blood adquiera un toque místico. Y para los que están hasta las narices de que le maten tropecientas veces en un mismo lugar tienen civiles a su disposición, también conocidos como inocentes, esos individuos creados exclusivamente para que el jugador frustrado desfogue o para que los enemigos la tomen con ellos porque patatas. También encontrarás mimos (ya sabes, esos hombres encerrados en una caja invisible y ficticia de la que no pueden salir) que, en ocasiones, sirven como plataforma para llegar a zonas de difícil acceso.
Con tanto enemigo es conveniente disponer de un arsenal a la altura de las circunstancias. Comenzamos con el paquete básico, que consiste en una escopeta y ametralladora. Una para distancias cercanas y otra para lejanas. El primero te ofrece un ataque potente para poner en su sitio al enemigo más insistente mientras que el segundo te permitirá acertar a enemigos lejanos, además de servir de sujetador de adversarios rápidos. Y aquí acaban las similitudes con otros juegos FPS, porque Blood trae armas bastante particulares. La pistola de bengalas y el TNT proporcionarán cobertura cuando el jugador se vea inmerso en una pelea complicada. El cañón de napalm también tiene la función de dispersar grupos grandes de enemigos. Y, para finalizar, dispondrás de dos armas mágicas muy divertidas: el muñeco vudú y el Life Leech. Hacer que un fanático se retuerza de dolor y oírle gritar clavando repetidamente la aguja en el muñeco no tiene precio. El Life Leech no solo incinera al enemigo, sino que te da puntos de salud adicionales (sólo en la versión 1.00 de Blood), es como si tuvieras otro botiquín a mano. Las bombas de proximidad y los detonadores merecen una mención especial, ya que son excelentes para Bloodbath o para sacarte la minda en videos de YouTube diciendo “¡mira cómo me cargo a estos enemigos!”
El inventario es básico. Hay un botiquín para restaurar salud, una escafandra para bucear y gafas de visión nocturna. Los objetos que personalmente destaco son las botas de salto, para llegar a zonas inaccesibles, y la bola de cristal, un artefacto sólo funcional en Bloodbath que muestra la posición exacta del adversario.

8 Juego en red

A decir verdad no soy un jugador activo en partidas en red. Me gusta de vez en cuando y en buena compañía. Pero me he echado mis partiditas no obstante. Los ratos que he invertido acribillando enemigos en cooperativo y haciendo de las mías en Bloodbath han sido únicas e irrepetibles. Recuerdo con cariño las partidas de tarde-noche con amigos, en especial las de verano en las que parecía que el tiempo no pasaba y jamás se acababa el día.
Por aquel entonces, en los años oscuros cuando el internet no era para todos y las conexiones eran escasas, había servidores como TEN o WANGHO para jugar en red. Ahora gracias a los puertos de ingeniería inversa y Fresh Supply se puede disfrutar de Blood en cualquier momento.
En resumidas cuentas tenemos estas modalidades de juego en red: Bloodbath (el clásico todos contra todos o para echar torneos), cooperativo (pasarse el juego base o add-ons personalizados con gente) y capturar la bandera (el archiconocido CTF que en Blood se le llama “Team Play”). No importa qué elijas; la diversión está asegurada.
El que ofrece mayor versatilidad es Bloodbath, ya que puedes jugar los niveles base, los ocho mapas base dedicados a Bloodbath, o jugar mapas de otros aficionados. Pon un tiempo límite o un máximo de muertes y prepárate para la acción. Puedes tirarte horas y horas que no te cansarás. Además, te permite liarla parda con los detonadores de proximidad y los de control remoto. Tampoco me olvido del Life Leech y de los spray, que son bastante puñeteros.
Con todo, Bloodbath demuestra ser una modalidad dinámica, de acción frenética y cuyas mecánicas son sencillas de entender. Nada de esperar a apuntar a la cabeza para abatir al enemigo, tan sólo enfrenta a tu adversario con el arsenal más poderoso que tengas y destrózalo. También tiene un detalle muy curioso: si te dejan a menos de 10 de salud caerás al suelo de rodillas, con la vista borrosa. Es una especie de “finish him” tipo Mortal Kombat. Si no acaban contigo transcurridos unos segundos, entonces tienes una segunda oportunidad para curarte y seguir atacando; tan solo tienes que machacar la barra espaciadora (“abrir” por defecto) y volverás a la vida… si es que no te rematan antes. Y, como colofón, hay comentarios satíricos y cachondos para cuando matas a tu adversario o te matan a ti. Se le conoce como “The Voice” (La Voz) y se trata de Tchernobog, doblado por el ex director general de Monolith, Jason Hall.
No quiero dejar en el tintero la modalidad cooperativo porque es una maravilla. Ponlo en Extra Crispy y a por todas. Una vez que mueres puedes comenzar desde el punto de partida y vengarte. Este modo, además, es ideal para jugarlo con gente que no conoce el juego y se lo quieres presentar. Hay muchos add-ons y mods creados por fans por lo que tienes horas y horas de juego.

9. Recepción

Blood tuvo un desarrollo intenso, en ocasiones complicado. El equipo de desarrollo tenía grandes expectativas y esperaban hacerse un hueco. Y vaya si lo lograron.
Gracias al formato de distribución shareware, que consistía en comercializar un episodio entero del juego, lograron llegar a mucho público, tal y como sucedió con Duke Nukem 3D. Las revistas del momento, como MobyGames, Metacritic, PC Gaming o The Adrenaline Vault le dieron buenas puntuaciones, destacando que no era un clon o un FPS más del montón (sí, por aquel entonces la vara de medir era Doom. Las comparaciones son odiosas y tal). También recibió críticas por usar un motor que ya lucía un poco viejete (ya dije que los gráficos lo eran todo, ¿verdad?).
Monolith se vio en la obligación de crear un parche para reducir el contenido violento, pero ni por esas el juego se vio afectado negativamente. Los jugadores se encariñaron con este videojuego, pero no fue un éxito atronador como lo fueron Doom y Quake en su momento. Durante mucho tiempo permaneció como un juego de nicho, si bien con el paso de los años se ha considerado un clásico de culto.
Con el surgimiento de GOG y Steam, Blood gozó de mayor popularidad y atención. Las plataformas como Youtube se llenaron de reseñas y gameplays, deshaciéndose en elogios y deseando con gran fervor que los planetas se alineen para que haya un remake, un remaster o una nueva secuela. Quién iba a decirme años atrás que mi juego favorito de todos los tiempos gozaría de un estatus y prestigio envidiables.
Y no todo son halagos. Siempre hay “peros”, matices y puntillismo. Una de las críticas que perdura hasta nuestros días es que la dificultad es elevada, en ocasiones brutal. Se ha señalado que la curva de dificultad es invertida, esto es, el primer episodio es difícil de narices y el resto de episodios goza de un equilibrio decente. Algunos jugadores incautos han señalado que el nivel de dificultad Extra Crispy es demasiado; hace insoportable algunos niveles y la cantidad de daño que meten los enemigos es, sencillamente, exagerada. No obstante, y en favor de los desarrolladores, huelga decir que el manual avisa que dicho nivel de dificultad es para la modalidad cooperativo. Otra de las críticas que se suele leer es que el primer episodio está más cohesionado, pues los mapas respetan una continuidad temática y argumental, mientras que los tres episodios restantes parecen una amalgama de niveles; a decir verdad los desarolladores le pusieron mucho esfuerzo al primer episodio, dejando el resto un poco descuidados.
“Hasta aquí hemos llegao”, que diría mi madre. ¡Y menuda lectura! Si después de este peazo de artículo no te dan ganas de probar este juego no sé qué más podría hacer por tu alma. ¡Corre, insensato, y juega a Blood antes de que Tchernobog consuma tu existencia!

10. Notas

-Pro Audio 16 aparece en el setup como tarjeta de sonido, pero no tiene soporte en realidad. Se había planeado sacar un parche para que Blood fuera compatible con esta tarjeta, pero nunca se comercializó.
-El trailer de Blood consistía en partidas grabadas intercaladas con cinemáticas y acompañadas de la canción Love You to Death, de la banda Type 0 Negative.

11. Fuentes empleadas

-Blood.
-Blood Wiki.

Categoría: Blood | Agregado por: Seizhak (2011-10-22)
Vistas: 2786 | Valoración: 5.0/1
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden agregar comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]